Saltar al contenido

Balanceo de carga: cómo salir de los commodities

Siempre que queremos conectarnos a Internet, necesitamos que los sitios web sean accesibles lo más rápido posible, para tener la mejor experiencia de usuario. Sin embargo, debemos recordar que estos sitios web están alojados en servidores web y estos, a su vez, cuentan con un límite de capacidad. Una web con alta demanda no podría, realmente, subsistir sin un balanceador de carga. Esta herramienta permite que el sitio web que administremos esté siempre disponible, y sea capaz de servir todas las peticiones a la máxima velocidad posible.

Los sitios web que ofrecen servicios como compras en línea, prensa online, o servicios multimedia, tiene una gran demanda de tráfico de manera casi continua, sobre todo por la tarde-noche que es cuando más tráfico de Internet hay porque todas las personas están en sus casas descansando de un duro día de trabajo. Los servidores web son los principales responsables de que cuando visitamos un determinado sitio web, la carga de la página sea muy rápida para proporcionar la mejor experiencia de usuario posible.

Aquí es cuando aparece el balanceo de carga entre servidores globales. El mismo depende de una red de servidores distribuidos por todo el mundo para dirigir el tráfico y balancear las cargas de trabajo. Cuando un usuario solicita acceso a un sitio web o contenido desde un servidor, los servidores de GSLB determinan qué servidor o centro de datos deben servir el contenido o proporcionar un servicio basado en algoritmos inteligentes de balanceo de carga. Los balanceadores de carga globales calculan el mejor servidor según unas reglas que tienen en cuenta la latencia de la red, la proximidad geográfica, la disponibilidad del servidor, las condiciones de la red, la carga del servidor y otros criterios. Una vez elegido el servidor más adecuado, los balanceadores de carga globales dirigen la solicitud del usuario a ese destino devolviendo la dirección IP del servidor seleccionado en la respuesta de DNS.

El GSLB realiza continuamente comprobaciones de estado de la red y supervisa la disponibilidad de los servidores que se encuentran en ella. El GSLB también puede realizar un failover y una conmutación por recuperación: cuando un servidor experimenta problemas de rendimiento o falla, el GSLB dirige el tráfico a otros servidores para garantizar una alta tolerancia a fallos y una mayor disponibilidad, y devuelve el tráfico una vez que la ubicación que ha fallado funciona correctamente de forma fiable.

Las ventajas de las soluciones GSLB son las siguientes:

Rendimiento mejorado: Al permitir que el contenido se distribuya desde servidores más cercanos al usuario, el GSLB ayuda a minimizar la latencia de la red y a reducir la probabilidad de retrasos.

Mayor fiabilidad y disponibilidad: Los balanceadores de carga pueden dirigir el tráfico evitando servidores o redes que estén experimentando interrupciones o congestión para garantizar que el tráfico llegue a su destino.

Cumplimiento de normativas: Los balanceadores de carga entre servidores globales se pueden configurar para cumplir normativas y requisitos de seguridad específicos en sectores muy regulados, como el sanitario, la defensa y las comunicaciones.

Recuperación ante desastres: Cuando un desastre afecta a la disponibilidad de un centro de datos o una red, el GSLB puede redirigir las solicitudes a otros servidores que aún están en funcionamiento.

Contenido localizado: Las organizaciones pueden utilizar el GSLB para dirigir el tráfico de los usuarios a centros de datos locales específicos, lo que les permite proporcionar contenido localizado relacionado con la ubicación geográfica de los usuarios o cumplir los requisitos normativos o de seguridad específicos del país.

Actualmente, el balanceo de carga es un asunto crucial para las empresas que deben lidiar con picos altos de tráfico. En épocas de alta demanda de ventas como el Black Friday o Navidad, las organizaciones deben garantizar que se podrán atender todas las solicitudes de los clientes en sus sitios web o aplicaciones. Como ya se mencionó, el balanceo de carga es una solución diseñada especialmente para estos momentos de picos de tráfico de acceso. Y, en caso de no contar con esta, las compañías podrían tener grandes pérdidas en sus ingresos.