Saltar al contenido

Balanceo de carga: lo nuevo, lo diferente

Siempre que queremos conectarnos a Internet, necesitamos que los sitios web sean accesibles lo más rápido posible, para tener la mejor experiencia de usuario. Sin embargo, debemos recordar que estos sitios web están alojados en servidores web y estos, a su vez, cuentan con un límite de capacidad. Una web con alta demanda no podría, realmente, subsistir sin un balanceador de carga. Esta herramienta permite que el sitio web que administremos esté siempre disponible, y sea capaz de servir todas las peticiones a la máxima velocidad posible.

Los sitios web que ofrecen servicios como compras en línea, prensa online, o servicios multimedia, tiene una gran demanda de tráfico de manera casi continua, sobre todo por la tarde-noche que es cuando más tráfico de Internet hay porque todas las personas están en sus casas descansando de un duro día de trabajo. Los servidores web son los principales responsables de que cuando visitamos un determinado sitio web, la carga de la página sea muy rápida para proporcionar la mejor experiencia de usuario posible.

Cada uno de los negocios en línea (e-commerce) debe tener presente que es obligatorio contar con servidores web de alto rendimiento y disponibilidad. Tan sólo unos breves eventos de lentitud o no acceso a los sitios de compras, e incluso problemas a la hora de realizar los pagos, puede influir en la decisión del cliente de volver a realizar sus compras en tales sitios.

Actualmente, el balanceo de carga es un asunto crucial para las empresas que deben lidiar con picos altos de tráfico. En épocas de alta demanda de ventas como el Black Friday o Navidad, las organizaciones deben garantizar que se podrán atender todas las solicitudes de los clientes en sus sitios web o aplicaciones. Como ya se mencionó, el balanceo de carga es una solución diseñada especialmente para estos momentos de picos de tráfico de acceso. Y, en caso de no contar con esta, las compañías podrían tener grandes pérdidas en sus ingresos.

De acuerdo con Aberdeen Research, el costo promedio de una interrupción no planeada en la red para las organizaciones es de 260 mil USD por hora. Eso se traduce en 4.333 USD por minuto. Pero, además de esto, hay otras importantes consecuencias como la pérdida de la reputación de tu marca, la reducción de tus conversiones, el abandono del carrito de compras o la disminución de la fidelidad de tus clientes.

Por ello, es necesario contar con una solución de balanceo de carga, ya que te permite obtener beneficios como:

Alta disponibilidad: garantiza la disponibilidad total y permanente de los servicios web o en línea, lo que significa que, en caso de algún imprevisto, tus servicios seguirán funcionando.

Escalabilidad: brinda capacidad de adaptación y respuesta con respecto al rendimiento de tu sistema, a medida que aumenta de forma significativa el número de usuarios.

Seguridad y confiabilidad: asegura el buen funcionamiento de tu sitio web o aplicaciones y evita el abandono de usuarios.

Rápida detección de fallas: monitorea el estado de tu carga y resuelve errores tan pronto como son detectados.

En el mercado mundial, hay muchas marcas que se especializan en esta temática. Por ejemplo, encontramos a F5, con BIG-IP, diseñado para garantizar la velocidad, la disponibilidad y la seguridad de las aplicaciones y redes críticas para el negocio. También podemos tomar como ejemplo a VMware, que en su portfolio de soluciones presenta la plataforma NSX Advanced Load Balancer with Cloud Services, la cual dispone de servicios de balanceo de carga multinube, cortafuegos de aplicaciones web y entrada de contenedores.

Otra solución ideal para controlar la red es el Firewall Thunder ADC, de A10 Networks, un controlador de entrega de aplicaciones de nueva generación y alto rendimiento, que hace posible que las aplicaciones de los clientes tengan la más alta disponibilidad, velocidad y seguridad. Por su parte, Hillstone Networks ofrece ADC, que combina amplias capacidades de balanceo de carga con una base segura de grado empresarial.