Saltar al contenido

Chile: ¿Nueva etapa dorada del TI?

Quien nos haya seguido en DCD Cancún hace mes y medio, ya sabrá de qué estamos hablando: con el nuevo auge cloud tras la pandemia, y el edge también (la necesidad de estar cerca para que Internet funcione bien) hay una gran explosión de tercerizadores de servicios en general, y de datacenter en particular, a través de América Latina. Los países más beneficiados con este movimiento son Brasil, México, Colombia y Chile, que espera recibir grandes inversiones hiperescala y colocation de aquí en más, a la vez que sus propios players tercerizadores rigen el mercado local y saltan a la región.

¿Es para una nueva etapa dorada? Lo que tiene datacenter es que depende de pocos players, pero hoy disparan inversiones en cadena. Los hiperescala son 4-5 grandes —Google, AWS, Microsoft Azure, Facebook/YouTube, también titanes IT como Huawei, IBM, etc.— y multitenant/colocation unos 20 regionales —Odata, Ascenty, Scala son los más fuertes desde Brasil— y locales para regionales unos 70 —Kio Networks, Axtel, Megacable, HostDime, etc. desde México. Chile tiene sus ‘Big Four’: Entel, Claro, Sonda, GTD. Estos dos últimos se están expandiendo en la región y ganaron 2 premios de 10 por vanguardia en los DCD Awards, que fueron el punto culminante de DCD Cancún

En Chile y otros países pasaba hasta la pandemia que había como dos realidades paralelas: uno hablaba con estos tercerizadores y todo era expansión e inversiones, pero pasaba al mercado ‘normal’ Enterprise y veía más desaceleración y recelo ante problemas políticos y sociales, más allá de lo crónico económico. Ahora en la post pandemia con el cloud, sin embargo, no es sólo datacenter, todo lo tercerizador explota: Contact Center, BPOs, servicios off shore en general, los bancos, toda telco se suman a los servicios para dar y para recibir. Entonces más allá de los vaivenes de los países, el IT tiene mucho con qué ponderarse en una nueva gran etapa.

¿Porqué Chile en particular? Porque tiene una tradición de tercerización mucho más fuerte que el resto de los países, aparte de una certeza de estabilidad económica y bienvenida a las inversiones extranjeras de siempre. Es de los pocos países en el sur que es así, por lo que se usa de hub para alrededor. Y aparte es un mercado más chico que los otros, por lo que las inversiones de los players mencionados repercuten en forma mucho más visceral.

Además, el movimiento de la mayoría de los hiperescala y colocation ha nacido en Brasil, de ahí pasó a México y Colombia o viceversa estos dos países. Mientras sigue en ellos, el salto que sigue en muchos players es Chile. Google tiene un datacenter emblema en Santiago desde hace tiempo, sus big four tienen bien desarrollado el mercado, pero hay mucho más por venir. Muchos dicen que su mercado no da para tanto, pero en general los visionarios vienen teniendo razón. Sonda lanzó Kudos un DC tier IV en diciembre 2020, y ya lo tiene 80% vendido.

¿La gran limitación? La infraestructura energética. Un datacenter de estos grandes consume como una mini ciudad, y si se quieren establecer 5-10 nuevos así, necesitan un nivel de energía que Chile colapsa. Entonces tanto los players de datacenter como los proveedores utilities y los entes de gobierno, están trabajando urgente en solución. Generar más energía por un lado, pero sobre todo eficientizar el consumo por otro, con todo tipo de acciones Green y puras IT, vueltas de tuerca… un nuevo motor de demanda para lo que viene.

Chile lejos está de ser una panacea, desde ya. De hecho, tiene muchos problemas ahora que antes los tenía bajos, como los conflictos políticos —la brecha entre derecha e izquierda— y con ello los sociales: movilizaciones, agitación, etc. Pero bueno, vale reconocer y realzar a Chile en su panel pionero y de vanguardia para América Latina. Tiene mucho para dar de aquí en más.

Nicolás Smirnoff