Saltar al contenido

Ciberdelincuentes aprovechan la IA para evadir la ciberseguridad

En un escenario digital cada vez más complejo, los ciberdelincuentes han perfeccionado su juego, utilizando la inteligencia artificial (IA) para eludir controles de ciberseguridad con astucia y precisión. La compañía de acceso seguro, Appgate, especializada en soluciones de ciberseguridad basadas en los principios de Zero Trust, destaca los peligros inherentes a la manipulación de la IA con fines maliciosos.

David López, vicepresidente de ventas US/Latinoamérica de Appgate

El Centro de Operaciones de Seguridad (SOC) de Appgate ha identificado un alarmante aumento del 74% en los casos vinculados a infracciones de copyright y fraudes. Este incremento se atribuye a la accesibilidad generalizada de herramientas generativas, permitiendo a cualquier persona, incluso a los menos expertos, perpetrar ataques con mayor eficacia.

David López, vicepresidente de ventas US/Latinoamérica de Appgate, alerta sobre el surgimiento de estafas basadas en IA, como los deepfakes, diseñados para imitar a figuras públicas como políticos, celebridades o deportistas. Estos deepfakes buscan aumentar la credibilidad de los engaños y potenciar la efectividad de los ataques.

La IA, al ser capaz de generar contenido audiovisual convincente, se convierte en una herramienta letal para la suplantación de identidad. Esta práctica pone en riesgo datos personales, financieros y empresariales, amenazando la integridad de individuos y organizaciones. López subraya que los ataques más exitosos se centran en el error humano, aprovechando la vulnerabilidad de los usuarios frente a identidades falsas, enlaces fraudulentos y noticias engañosas.

Para protegerse de estas amenazas, es esencial comprender las últimas estrategias utilizadas por los ciberdelincuentes. Appgate sugiere la implementación de soluciones como la Protección contra Amenazas Digitales (DTP), especialmente para empresas. Dicha solución proporciona información detallada sobre el nivel de exposición y la información revelada por los colaboradores, ofreciendo una defensa efectiva contra estas tácticas sofisticadas que pueden resultar en pérdidas económicas significativas o comprometer la seguridad de sistemas tanto personales como empresariales.