Saltar al contenido

Cinco claves para una Migración a la Nube sin sobresaltos

Por Gabriel del Campo, VP Data Center, Cloud & Security de Cirion Technologies.

Gabriel del Campo Vicepresidente de Data Center, Cloud y Seguridad de Cirion Technologies

Los beneficios que entrega la nube híbrida a las empresas son tan tangibles que los niveles de adopción están alcanzando niveles extraordinarios. En efecto, el hecho de que las organizaciones tengan máxima flexibilidad para acompañar el crecimiento del negocio, agilidad para asimilar los cambios que se producen a gran velocidad y resiliencia para garantizar la continuidad del negocio hace que, a esta altura, más del 90% de las empresas estén considerando mantener o aumentar su gasto y el uso de la nube, según el informe Cloud Report 2023 de Flexera.

Migrar a la nube ya no es una opción: es el camino para que las empresas puedan apoyarse en una infraestructura siempre moderna y con las últimas tecnologías para innovar, generar nuevas experiencias para el cliente o incluso anticipar las demandas del mercado. Sin embargo, si no se dan los pasos correctos en el momento oportuno, la migración puede resultar costosa y compleja. 

A continuación, compartimos cinco claves para realizar esta transición sin dolores de cabeza.

1. Apoyo del liderazgo: la migración a la nube es una decisión de negocios y no una simple implementación tecnológica. Por eso, si se encuadra dentro de la estrategia de transformación digital de la compañía y cuenta con el apoyo de los líderes de la organización, las probabilidades de éxito y sostenibilidad del proyecto crecen de manera significativa.

2. El foco puesto en el negocio: la atención debe concentrarse en de qué manera la nube permitirá crecer al negocio o cómo se alinea la estrategia con el propósito organizacional. Muchas veces, las empresas tienden a preocuparse por cuestiones técnicas, a enredarse en complejos panoramas de IT o a sufrir desmesuradamente tratando de proteger las aplicaciones y los datos de las crecientes ciberamenazas. La realidad es que todas estas situaciones pueden delegarse en las manos expertas de un socio tecnológico.

3. Mantenerlo simple: los entornos híbridos y multinube ofrecen niveles de flexibilidad sin límites, es cierto, pero también abren la puerta hacia nuevos desafíos de gestión y gobernanza. Por eso, es clave contar con soluciones que ofrezcan un único punto de monitoreo y control de toda la arquitectura es clave. Las empresas deben gozar de la agilidad de la nube pública y la seguridad y el control de la nube privada en una única solución integrada que le ofrezca la libertad de desarrollar, probar y ejecutar aplicaciones allí donde las necesiten, con el máximo rendimiento y con costos controlados.

4. Una solución para cada necesidad: existen diferentes proveedores de nube que cuentan con propuestas distintas. Siempre existe una que es la que mejor se adapta a los requerimientos de una empresa en particular. Es necesario apostar a contratos flexibles, que permitan elegir la mejor alternativa en cada momento e incluso cambiar de manera dinámica si el negocio así lo exige. En este sentido, de nuevo se vuelve importante la presencia de un socio tecnológico que pueda tomar la responsabilidad de gestionar estos vínculos.

5. Métricas y mejoras: la migración de cargas de trabajo a la nube es apenas el primer paso en un proceso de mejora continua. Con las métricas adecuadas, basadas en herramientas analíticas, inteligencia artificial y big data, las empresas pueden apostar a optimizar el rendimiento, los costos o la usabilidad de sus soluciones en la nube.

La nube híbrida genera importantes ventajas para las organizaciones. Para poder aprovecharlas, en Cirion brindamos un conjunto de soluciones para migrar a la nube de manera segura, con el máximo desempeño y con los mejores niveles de seguridad, escalabilidad y conectividad.