Saltar al contenido

Ciudades digitales, lo nuevo de lo nuevo

El desarrollo de las ciudades inteligentes incluye una amplia gama de tecnologías. Como idea general, buscan mejorar la conectividad y la eficiencia operativa, haciendo que las ciudades sean más sostenibles y brindando a los residentes una mejor calidad de vida.

Los focos de mejora se orientan a temas como iluminación y eficiencia energética, servicios de transporte, seguridad pública, infraestructura, saneamiento y vivienda, entre otros.

Para el desarrollo de estos proyectos hay varios aspectos clave. Uno de ellos es la conectividad a través de fibra móvil o tecnología inalámbrica 5G. A diferencia de otros países como Estados Unidos, Corea del Sur, China o naciones europeas, América Latina aún se encuentra en una fase temprana en la adopción de la tecnología de quinta generación.

Sólo Chile, Brasil, República Dominicana y Uruguay ya han llevado a cabo subastas 5G, en las que pusieron a disposición el espectro radioeléctrico que se requiere para el desarrollo de estas redes. Pero otros mercados aún no lo hacen, e incluso tampoco han licitado bandas importantes para la generación de servicios móviles predecesora, es decir, 4G.

Otra de las claves para llevar a cabo estos proyectos es la penetración de teléfonos inteligentes. Y un tercero es el despliegue de dispositivos IoT. En América Latina los proyectos de ciudades inteligentes todavía no están generalizados: son incipientes y se concretan mediante iniciativas un tanto aisladas. Pero aún así, están ganando terreno.

Algunos ejemplos regionales

América Latina se encuentra en medio de una rápida transformación hacia las Smart Cities, con numerosas ciudades adoptando tecnologías inteligentes y soluciones innovadoras para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos. Una de las ciudades que destaca en América Latina por este enfoque es Medellín, en Colombia. La ciudad ha sido reconocida a nivel mundial por su transformación urbana y social, utilizando la tecnología para impulsar un desarrollo sostenible y equitativo.

En Brasil, São Paulo es otra ciudad que ha avanzado mejorando la eficiencia del transporte público y ha proporcionado información en tiempo real a los ciudadanos para facilitar su desplazamiento. Santiago de Chile se ha convertido en un referente en la adopción de tecnologías inteligentes. La ciudad ha implementado soluciones de transporte inteligente, como el uso de tarjetas recargables para el pago de servicios de transporte público.

Siguiendo la misma línea que Santiago, encontramos a Montevideo, en Uruguay. Recientemente el sistema de transporte de la capital uruguayacolocó títulos de deudapor 37,3 millones de dólares para la compra de ómnibus eléctricos, la implementación de estos vehiculos impacta en reducir las emisiones de CO2 en 64 toneladas por ómnibus por año, fomentando un transporte más inteligente y amigable con el medio ambiente.

El avance de las Smart Cities en América Latina se debe en parte a la colaboración entre ciudades y países de la región. Organizaciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) promueven la cooperación y el intercambio de conocimientos en el desarrollo de Smart Cities, fomentando la innovación y el desarrollo sostenible en la región.