Saltar al contenido

Cómo evolucionar dentro de Ciberseguridad

Hasta ahora se estuvo describiendo que todo el ámbito de seguridad IT se ha vuelto Ciberseguridad, por el amplio pasaje de las amenazas a la web. Ahora bien, uno cuando ya está en ciberseguridad, qué debe tener en cuenta para avanzar y no estancarse, para no tener falta sensación de seguridad. Lo virtual es un mundo más grande, más meticuloso y riesgoso que el de cemento y ladrillos.

Además, a medida que la tecnología evoluciona a un ritmo sin precedentes, las organizaciones deben mantenerse vigilantes, dar prioridad a las medidas de seguridad centradas en las personas y adoptar estrategias de seguridad holísticas para navegar eficazmente por el panorama de amenazas en evolución.

Para Camilo Gutiérrez, Jefe del Laboratorio de ESET Latinoamérica, “en la medida que la ciberseguridad logre acompañar los nuevos avances, sin duda estaremos en el camino correcto. Todas las disciplinas, marcos de trabajo y espacios de colaboración en materia de seguridad están alineados con la necesidad de concebir la tecnología pensando en garantizar su disponibilidad, la integridad de los datos y confidencialidad de la información de los usuarios.  Y con los niveles actuales de conectividad y las expectativas de hiperconectividad para el futuro, pensar en tecnología sin seguridad es algo inconcebible”.

Cada segundo se reportan más de 1600 ciberataques en América Latina, lo que convierte a los ciberataques en uno de los problemas de seguridad de más rápido crecimiento en la región. Los datos recogidos en el informe, LATAM CISO Report 2023: Insights from Industry Leaders, revelan que el daño económico de los ciberataques podría superar el 1% del PIB de algunos países de América y elevarse al 6% si se atacan infraestructuras críticas. 

Además, sólo siete de los 32 países analizados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tienen planes para proteger sus infraestructuras críticas de este tipo de ataques y sólo 20 cuentan con Equipos de Respuesta a Emergencias Informáticas (CSIRTS).

Entre las principales conclusiones del informe destaca que más del 70% de los encuestados afirma que el número de ataques a su organización ha aumentado respecto al año anterior. Destaca el phishing y el ransomware como algunos de los tipos de ciberataques más destacados a los que se enfrenta esta región y concluye con recomendaciones sobre el desarrollo de políticas públicas para hacer frente a estas crecientes amenazas.

Las organizaciones no pueden darse el lujo de bajar la guardia y relajar los esfuerzos en cuanto a ciberseguridad. Latinoamérica está en la mira de los atacantes y a falta de legislaciones especializadas, las pequeñas y medianas empresas deben asesorarse en cuanto a las amenazas y riesgos a los que se exponen, para saber orientar o dirigir adecuadamente sus esfuerzos en tecnología. Las estrategias de ciberseguridad tendrán un rol fundamental y contribuirán a la confianza digital, haciendo hincapié en posturas de seguridad holísticas y prácticas en evolución como las operaciones de seguridad (SecOps).