Saltar al contenido

¿Cómo puede contribuir la energía de CD en los sitios de telecomunicaciones core?

La tecnología de conversión de CD ha llegado para ayudar a minimizar los costos energéticos, limitar las emisiones de carbono y satisfacer de forma eficiente el aumento exponencial en la demanda de datos por parte de los consumidores.

Esta tecnología permite el ahorro de espacio, energía y costos.

En los próximos años se espera que el consumo de energía aumente significativamente y esto preocupa a las compañías de telecomunicaciones.

La enorme cantidad de nuevos equipos de comunicaciones, tanto en los sitios nuevos como existentes, hacen que el espacio en el piso se vuelva más valioso que antes y dejará poco o ninguno para los sistemas de potencia.

Probablemente, un mayor consumo energético hará que sea más difícil alcanzar los objetivos fijados para reducir las emisiones de carbono y cumplir con las regulaciones ambientales. La Unión Europea ha indicado que los centros de datos y las telecomunicaciones, que representan un 2% de las emisiones globales, deberán llegar a ser carbono neutral para 2030.

Maximice la eficiencia de conversión de potencia con la topología adecuada de energía de CD

Todos los equipos electrónicos necesitan energía de CD para funcionar, independientemente de que sean alimentados por un conversor de CA/CD integrado en un servidor, un suministro eléctrico para cargar una computadora portátil o un sistema centralizado para alimentar todo un sitio.

Desde los primeros años de las telecomunicaciones, la mayoría de equipos de telecomunicaciones han sido alimentados con 48 VCD.

La topología de sistemas de 48 VCD sigue ofreciendo grandes ventajas en eficiencia gracias a su simplicidad y pasos de conversión mínimos. Con cada paso de conversión, hay pérdida de energía. Por lo tanto, mantener el mínimo de pasos de conversión es cada vez más importante a la hora de intentar ahorrar energía.

Esta es una de las razones por las que 48 VCD se está volviendo la topología de energía preferida en el mundo de OPC (Open Compute Project). En esta aplicación, un suministro eléctrico de 48 VCD se ubica en cada rack de servidores.

Sin embargo, para un sitio grande de telecomunicaciones, un sistema de energía centralizado tiene más sentido desde una perspectiva de costo total de propiedad. Pero entre más grande sea el sitio, mayor será la distancia en que se transporta la potencia desde el sistema de respaldo hasta el equipo alimentado.

Para 48 VCD, esta amplia distancia resulta en caída de voltaje y pérdida de energía. Este problema puede solucionarse por medio del uso de cables de cobre más gruesos, pero se debe incluir el costo de los cables y una rápida instalación.

Una mejor solución es usar equipos de datos y telecomunicaciones con entrada de 400 VCD en combinación con un sistema de respaldo de 400 VCD.

De esta forma, la caída de voltaje dejará de ser un problema; se pueden usar cables más delgados y las pérdidas energéticas serán mínimas. La topología de sistemas de 400 VCD es la misma que en los sistemas de 48 VCD y, por lo tanto, resulta atractiva desde un punto de vista de eficiencia, mantenimiento y confiabilidad.

Todos ganan: flexibilidad y eficiencia energética

Al tomar en cuenta los beneficios, muchos operadores de centros de datos de telecomunicaciones buscan introducir suministros eléctricos centrales de 400 VCD. Aunque los equipos de telecomunicaciones ofrecen 400 VCD, la entrada sigue siendo limitada y algunas veces más costosa, pero existe una forma de comenzar a disfrutar de los beneficios de 400 VCD.

Con sistemas de conversión Vertiv™ NetSure™, un operador puede usar un sistema de potencia de 48 VCD ordinario (NetSure™ HVT) con baterías como el principal sistema de respaldo y alimentar convenientemente la infraestructura de 48 VCD nueva y existente.

El sistema de conversión aloja hasta 105 kW, de 400 a 48 V de capacidad de conversión y múltiples puntos de distribución para alimentar los equipos de 48 VCD, todo desde un solo gabinete. Debido a que los sistemas de 400 VCD y las baterías pueden ubicarse lejos de la carga, esta solución contribuye a liberar espacio para el nuevo equipo de comunicaciones.

Algunas ventajas para los operadores incluyen una eficiencia de alta potencia que reduce el consumo energético y los costos operativos, así como flexibilidad en instalaciones grandes y en la disposición de los centros de datos.

Las empresas pueden reducir los costos de cableado en hasta un 90% y usar el valioso espacio libre para implementar más equipo de red.

Caso de éxito donde se redujo la infraestructura edilicia y se optimizaron los costos operativos. Soluciones customizadas

Una importante empresa de telecomunicaciones, ofrece soluciones de conectividad y entretenimiento y cuenta con más de 28 millones de clientes, a quienes ofrece un servicio seguro, flexible y dinámico, en todos sus dispositivos, con conexiones fijas y móviles de alta velocidad.

La empresa solicitó a través de una licitación una infraestructura customizada de equipos de energía de DC Power. Al ampliar sus servicios y redes buscaba reducir la infraestructura edilicia y optimizar sus costos operativos. En esta ampliación hay una gran variedad de equipos: algunos de ellos que se alimentan con corriente continua y otros con corriente alterna. El desafío entonces fue crear un modelo en el cual optimizar al máximo los espacios, de las nuevas salas que estaban creando y justamente los equipos de energía eran un punto clave para dicho objetivo.

Se realizó un trabajo muy importante para hacer un cambio en el diseño mecánico de los equipos, de manera tal de modificar totalmente sus dimensiones, y esto se logró gracias a una redistribución de las partes componentes del equipo.

Además de la optimización en un mismo espacio, también hubo un aspecto más técnico,  la cuestión de las distancias. El cliente trabajó mucho en reducir las distancias entre los equipos de energía, y aquellos que la consumen, a efectos de reducir las pérdidas de energía por generación de calor en los cables de interconexión.

Con la solución propuesta los equipos de energía están en la misma sala y en muchos casos en el mismo rack de los equipos de telecomunicaciones y de esta forma se redujo sensiblemente el largo de los cables y las pérdidas de calor, con la consecuente mejora de eficiencia energética.