Saltar al contenido

Conectividad inteligente y sustentable emergen como desafíos clave para las redes y sistemas de energía

Las ciudades del futuro requieren soluciones adecuadas para ambientes agresivos y de misión crítica.

Detrás de los servicios de agua, gas o electricidad existen extensas redes de distribución que recorren grandes distancias y obstáculos geográficos, desde que parten de una planta generadora hasta que llegan a hogares, comercios o industrias. Actualmente, la infraestructura, aplicaciones y nuevas tecnologías asociadas a la transformación digital añaden un plus de exigencia a las redes eléctricas que, al ser un engranaje vital para el funcionamiento de este complejo ecosistema, deben ser seguras, confiables y estar disponibles en todo momento.

‘El uso de fibra óptica aumenta la fiabilidad en este ambiente crítico y garantiza la comunicación entre subestaciones eléctricas porque es inmune a las interferencias electromagnéticas. Además, ofrece un alto rendimiento en transmisión de datos y permite la integración de varios servicios de telecomunicaciones en el mismo entorno’,explica el ingeniero Lucas Samyn de Furukawa Electric LatAm

El enorme tráfico de datos que circula entre las unidades generadoras y el centro de control requiere plantas eléctricas inteligentes y digitales, por lo que la inversión en infraestructura de red es clave para evitar pérdidas en la compañía ante la interrupción de servicios que dependen del procesamiento de datos, voz o imagen, entre otras contingencias.

La subestación digital es la evolución de la subestación eléctrica, anclada en la implementación de nuevos sistemas de automatización y comunicación por fibra óptica. La misma está transformando la forma en que las ciudades, las empresas y las industrias desarrollan sus redes eléctricas e incluyen soluciones claves como:

  • -Smart Grid + Microgrid + Grid Edge: infraestructura para redes cada vez más inteligentes, mediante automatización, monitoreo de todo el sistema e interconexión de energías renovables.

  • -Smart Metering: medidor inteligente instalado en la casa del consumidor: un dispositivo que registra información como niveles de voltaje, corriente y potencia, optimizando el consumo de energía.

  • -Descarbonización: guía para las tecnologías del sector eléctrico en los próximos años e intensificación del uso del hidrógeno verde.

  • -WIRELESS – LTE: mayor alcance con fiabilidad a través de frecuencia privada 250MHz.

‘El camino recorrido por el sector de telecomunicaciones en el uso de fibra óptica, permite a Furukawa trasladar esa experiencia al ámbito de la energía, brindando un análisis y diagnóstico de la infraestructura de comunicación de la subestación, soporte especializado de ingeniería en todas las etapas, pre-proyecto adecuado a sus necesidades y garantía extendida para la red pasiva’, agrega el ingeniero Lucas Samyn

Asimismo, el ingeniero indica que una infraestructura de red adecuada en la subestación que permita sumar todos los servicios de datos va a proporcionar una resolución rápida de fallas, monitoreo remoto y automatización de equipos, mantenimiento preventivo, reducción de riesgos, accidentes y agilidad en la toma de decisiones.

Una de las tecnologías ecológicas que existen en la actualidad es la fibra óptica, la cual tiene la capacidad de proporcionar en estos entornos complejos un aporte más ecológico junto con sus capacidades, ofreciendo un mayor ancho de banda y conexiones a Internet más rápidas.

Entre los puntos a destacar de la fibra óptica se considera que:

  • -Permite una menor utilización de cobre: la extracción de cobre es contaminante para el medio ambiente y afecta a la vida biológica. Una forma de evitar este problema es mediante el uso de cables de fibra óptica.

  • -La fibra óptica está compuesta de dióxido de silicio que es estable y esta es una de las razones por la cual es una tecnología más ecológica.

  • -Reducción del consumo de energía: se sabe que los cables de fibra óptica tienen la capacidad de ahorrar energía. A diferencia de su homólogo de cable de alambre de cobre, los cables de fibra consumen menos energía, lo que significa una menor escala de emisión de dióxido de carbono.

‘Es evidente cómo los avances tecnológicos revolucionaron la calidad de vida, pero todas estas tecnologías serán inútiles si la tierra ya no es un lugar adecuado. Es responsabilidad de todos proteger el medio ambiente con tecnologías innovadoras’, finaliza el ingeniero Lucas Samyn.