Saltar al contenido

De la fibra óptica al 5G y más allá

Por Andrés Sánchez López, Country Manager de InterNexa.

Andrés Sánchez López, Country Manager de InterNexa

En el año 1850, se instaló el primer cable submarino entre Inglaterra y Francia, marcando un hito en las telecomunicaciones aunque su funcionamiento fue breve y terminó fallando tras solo un día de operación.  Este intento pionero demostró la viabilidad de las conexiones submarinas y sentó las bases para futuros desarrollos, como el cable transatlántico tendido en 1858 entre Irlanda y Terranova.

El primer mensaje telegráfico a través del cable fue enviado el 27 de julio de 1858 y decía: «Gloria a Dios en el cielo, paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad». 

Desde entonces, la tecnología de conectividad está en constante evolución y el futuro se vislumbra lleno de posibilidades emocionantes. Con el advenimiento del 5G, la forma en que nos conectamos con el mundo está a punto de cambiar drásticamente. Pero, ¿qué hay más allá del 5G? ¿Cuál es la siguiente frontera en la conectividad?

En el mundo de la tecnología, la fibra óptica, un medio físico de transmisión que utiliza pulsos de luz, ha revolucionado las comunicaciones permitiendo transmisiones de alta velocidad con mínima pérdida de señal. A diferencia de la fibra, el 5G es una tecnología inalámbrica avanzada que utiliza ondas de radio, prometiendo velocidades ultrarrápidas y latencias extremadamente bajas. Ambas tecnologías han sido fundamentales para el desarrollo de Internet de alta velocidad, cada una contribuyendo a su capacidad para transmitir grandes cantidades de datos a velocidades increíbles.

Sin embargo, el futuro de la conectividad va más allá de la fibra óptica y el 5G. La inteligencia artificial, el Internet de las Cosas y la realidad virtual son solo algunos de los avances tecnológicos que prometen cambiar la forma en que nos conectamos y comunicamos. Estamos al borde de una nueva era en la que la conectividad será aún más rápida, inteligente y ubicua.

Evolución y relevancia de la fibra óptica

La fibra óptica ha sido un pilar de la revolución de la conectividad, ofreciendo velocidades de transmisión superiores y una fiabilidad que los cables de cobre no pueden igualar. Utilizando pulsos de luz para transmitir datos, la fibra óptica ha permitido el desarrollo de internet de alta velocidad y sigue siendo fundamental para la transmisión de grandes cantidades de datos en tiempo real.

La fibra óptica en el núcleo de la conectividad futura

A pesar de la emergencia del 5G, que promete velocidades ultrarrápidas y latencia ultra baja, la fibra óptica sigue siendo insustituible en muchos aspectos. Su capacidad para manejar volúmenes extremadamente altos de datos la convierte en la columna vertebral de la infraestructura necesaria para soportar tanto las redes móviles existentes como las futuras.

Superioridad de la fibra óptica:

    • Alta velocidad y alto ancho de banda: La fibra óptica es conocida por su capacidad para soportar ancho de banda extremadamente alto, esencial para aplicaciones de datos intensivas como transmisiones en 4K/8K y servicios en la nube.
    • Larga distancia sin pérdida de señal: la fibra es inmune a la atenuación de la señal que afecta a otros medios de transmisión, permitiendo datos limpios y rápidos a lo largo de grandes distancias.
    • Inmunidad a las interferencias electromagnéticas:  una ventaja distintiva de la fibra óptica es su inmunidad completa a las interferencias electromagnéticas, lo que permite transmisiones de datos limpias y seguras incluso en entornos industriales densamente poblados.