Saltar al contenido

El papel fundamental de IoT en la era digital

En la era actual, la digitalización ha tomado el mando, convirtiéndose en la norma predominante. Con casi dos tercios de las interacciones empresariales ocurriendo en el ámbito digital, un cambio significativo hacia operaciones remotas o híbridas a largo plazo está en marcha.

Para el 2025, alrededor del 75% de todos los datos generados por dispositivos IoT (Internet de las cosas) serán procesados en el edge, según el portal Statista

Las tecnologías habilitadas digitalmente permiten innovaciones destacadas en diversos sectores. Desde aulas con herramientas conectadas que posibilitan métodos de aprendizaje novedosos, como la realidad virtual, hasta empresas industriales que emplean tecnología conectada para el monitoreo y mantenimiento remoto de activos. Los proveedores médicos, por su parte, brindan atención directa a través de dispositivos conectados.

Detrás de estas innovaciones se encuentra el concepto clave de Edge, que implica la capacidad de manejar y almacenar datos en proximidad a su origen. Esta cercanía ofrece beneficios significativos, como acceso más rápido a la información, tiempos de respuesta más cortos y una mayor disponibilidad de ancho de banda. Este enfoque crea oportunidades para mejorar los resultados comerciales en las operaciones. Se prevé que para 2024, el 65% de las empresas del Global 2000 integrarán prácticas de administración de datos edge-first, seguridad y red.

Marcio Kenji, Regional Segment Manager, Cloud & Service Provider, en Sur América para Schneider Electric, subraya la importancia de adoptar estrategias que utilicen herramientas como el edge computing. Afirma: ‘Esto no solo permite optimizar operaciones y reducir riesgos, sino también fortalecer la seguridad y avanzar hacia prácticas comerciales más sostenibles.’

Schneider Electric impulsa soluciones basadas en tres ejes: fiabilidad, conectividad y resistencia. Kenji destaca el Programa de Servicios Digitales y de Software Edge, diseñado para ayudar a los proveedores a establecer rápidamente servicios gestionados de energía, fomentando el crecimiento del negocio de software y servicios digitales mientras gestionan eficazmente las necesidades de los clientes.

A medida que las interacciones digitales con los clientes evolucionan, la transformación hacia operaciones conectadas y digitalmente habilitadas se vuelve prioritaria. Para impulsar implementaciones efectivas del Edge, las organizaciones deben adoptar un cambio de mentalidad, integrando operaciones en la nube e infraestructura IT como parte de una sola estrategia. Esta transformación no solo construye estructuras de IT innovadoras, sino que también mejora la eficiencia operativa y el rendimiento general.

Los beneficios potenciales incluyen mejoras optimizadas, riesgos reducidos y una postura de seguridad mejorada, contribuyendo a operaciones más sostenibles en un mundo cada vez más digitalizado.