Saltar al contenido

La ciberseguridad en tiempos de inteligencia artificial

En el contexto actual de la ciberseguridad en constante evolución, es crucial que las empresas estén al tanto de las tácticas innovadoras utilizadas por los ciberdelincuentes. Con el aumento de la sofisticación de las amenazas cibernéticas, todas las organizaciones se enfrentan a desafíos como la escasez de habilidades y recursos que afectan la eficacia de los equipos de ciberseguridad. 

Pablo Dubois, Regional Security Product Manager de Cirion

Solo los ataques de phishing han experimentado un aumento significativo en América Latina, con un incremento del 617% en el último año, según reveló Kaspersky. La inteligencia artificial ha facilitado la producción y distribución de mensajes engañosos, así como la suplantación de identidad. Además, se ha alertado sobre la creciente amenaza de los deepfakes, que son contenidos donde se alteran imágenes y videos para mostrar información diferente a la original, también simplificado y más accesible gracias a la inteligencia artificial. Estas tendencias representan un desafío cada vez mayor en el ámbito de la seguridad informática para las personas y las organizaciones.

Esto explica por qué, de acuerdo con IDC, la seguridad de IT lidera las iniciativas de IT tanto en Argentina (39%) como en Latinoamérica (38%), superando ampliamente a otras tendencias como la consolidación y modernización de ERP (29% y 20%, respectivamente) o la incorporación de big data, inteligencia de negocios e inteligencia artificial (28% y 31%).

El principal desafío de los CISO y responsables de seguridad es garantizar servicios de red seguros en cualquier ubicación desde la cual un usuario se conecte. La adopción creciente de SD-WAN para optimizar el desempeño de las redes y la emergencia de nuevas amenazas fuera del «perímetro de seguridad» profundizan esta necesidad.

Así como la inteligencia artificial puede ser utilizada para desarrollar virus o malware y llevar adelante ciberataques más sofisticados; por otro lado, es una aliada para minimizar o anticipar sus impactos. Los equipos de ciberseguridad de las organizaciones se benefician, entre otros factores, por la capacidad de acelerar la detección temprana y automática de amenazas en sus sistemas y activos digitales, así como la de aplicar aprendizaje automático para mejorar la eficiencia de la protección frente a los ataques.

Es fundamental que las empresas reconozcan no solo la importancia de invertir en la capacitación y el desarrollo de habilidades en ciberseguridad, sino que, además, cuenten con soluciones de avanzada para lograr una robusta protección de sus activos digitales.

Soluciones como SASE (Secure Access Service Edge) ofrecen un enfoque de arquitectura de red que combina seguridad y conectividad de manera unificada además de funcionalidades avanzadas de seguridad provistas desde la nube, permitiendo a las organizaciones proteger y optimizar el tráfico de red de manera eficiente. El objetivo es integrar la seguridad y la conectividad en una única solución para minimizar la superficie de ataque y brindar protección de extremo a extremo.