Saltar al contenido

La nube como herramienta clave para la productividad y escalabilidad industrial

Por el Ing. Andrés Gorenberg, Gerente Factory Automation en Siemens Sudamérica.

Ing. Andrés Gorenberg, Gerente Factory Automation en Siemens Sudamérica

Cuando empezamos a entender el concepto informático de cloud, descubrimos que es un término que se utiliza de diferentes formas; admitiendo así una comprensión clara y sencilla de la oferta de proveedores de nube y sus servicios de algoritmos disponibles. Las cuentas de prueba se crean online rápidamente y permanecen activas por un periodo de tiempo limitado o con una propuesta de funciones restringida, todo en función del importe que se abone para acceder a los servicios disponibles. 

Dada su naturaleza vertical, las soluciones de nube pueden almacenar datos de equipos, administrar dispositivos que están interconectados, realizar tareas asociadas a la fabricación, entre otras funciones. Ahora bien, algunas de las categorías de los servicios son:

  • -Almacenamiento de datos online backup como también almacenamiento de archivos.

  • -Servicios para la operación de una red, servidor DNS, gateway VPN, servidor web.

  • -Poder de cálculo: tercerización del poder de cálculo a máquinas virtuales, entornos para máquinas virtuales.

  • -Internet de las cosas (IoT), networking y administración de proveedores de datos externos Broker MQTT, análisis de streaming, análisis con inteligencia artificial (IA); etc.

La cantidad de servicios crece rápidamente, por eso en Siemens estamos permanentemente innovando, escuchando a nuestros clientes y partners estratégicos contar con portfolio de servicios de cloud que atienda a sus necesidades y requerimientos actuales y futuros. Esto ayuda a las compañías a entender la oferta de servicios antes de obtener una solución on premise.  

En general, cada servicio individual tiene, a su vez, un modelo de suscripción variable que depende de sus características y configuración.

Este uso que gradualmente hemos incorporado al mundo de la gestión de negocios, también se ha instalado en el piso industrial o shop floor. Esto abarca desde la analítica a pie de máquina o proceso, como es el caso de las arquitecturas Edge industrial circunscripta al entorno de planta, hasta la extensión supra geográfica que llega a la nube.

Y es aquí donde estratégicamente se da la convergencia IT-OT que va más allá de la integración tecnológica y de redes: hoy la gestión del negocio es integral y holística. 

Todo lo que sucede en la línea de producción es significativo para toda la empresa. Y en una que posee diferentes plantas distribuidas geográficamente, requiere recabar y analizar desempeños de sus máquinas y procesos- en tiempo real y de forma cibersegura- en cada uno de sus sites; para hacer análisis comparativos, benchmark y referenciales, obtener sus KPIs estratégicos y -de esta manera- no solo confirmar sus planes de negocio sino también determinar sus puntos de mejora continua y establecer sus oportunidades de crecimiento.

La producción inteligente debe y puede ser sustentable

La disponibilidad y accesibilidad de los servicios en la nube nos permite también extender y transformar la forma de producir. Las nuevas tendencias de los mercados que emergen de la industria 4.0, requieren que hoy día las empresas no solo deben producir las cantidades que se les demanda, de manera eficiente, resiliente y flexible, sino también cumpliendo sus objetivos de reducción de huella de carbono y minimizando el consumo de energía.

Y para que una empresa sea sustentable es fundamental que tenga una meticulosa y detallada transparencia de los recursos con que los produce. Esto implica disponer de los datos obtenidos por los sistemas de automatización y que los mismos sean auditables y rastreables en cualquier momento de la cadena productiva. 

Con esa data obtenida, se alimentan los algoritmos que corren en las diferentes nubes, y dan las claves de cómo un proceso se puede corregir, superar, mejorar costos, determinar mantenimientos predictivos, trabajar en el rendimiento, rentabilidad y calidad; entre otras variables.

Pero los datos, el combustible fundamental para la digitalización industrial, deben originarse en fuentes preparadas para darles forma, concebirlos de manera estandarizada y segura.

En Latinoamérica, vemos que más del 70% de las compañías que ya están recorriendo el camino de la transformación digital, encuentran beneficios al implementar modelos de analítica sobre sus procesos basados en aplicaciones y en arquitecturas hibridas; empleando plataformas tanto en Edge como en la nube.

Y parte de ese leap que han hecho en sus sistemas productivos, se encuentra el lenguaje con el cual sus datos se comunican con los algoritmos idóneos del Edge y el cloud: la estandarización.  

Sin embargo, nada de esto sería posible si la convergencia IT-OT no se da, porque los datos permanentes y en tiempo real que arrojan, le permiten a las compañías grandes, medianas y pequeñas; implementar recursos tecnológicos a medida que les permitan a lo largo del tiempo cumplir con sus metas sustentables: reducción de emisiones, residuos, tiempos de inactividad y daños. Todo ello en un ecosistema conectado que trabaja en pos de eficiencia energética y una producción sostenible.