Saltar al contenido

Los nuevos (y más disruptivos) hábitos cloud

El cloud se cierne sobre América Latina. ¿Qué hábitos están generando transformaciones sin vuelta atrás? Vale marcarlos, porque son los que más disparan nuevas oportunidades.

El lugar común es decir que con la nube todo ha cambiado ‘muchísimo, ya no hay vuelta atrás’. Pero cuando uno analiza a la gente y los mercados, ve también mucho apego por seguir con las prácticas, e incluso rubros maduros que estaban maniatados, hoy lucen un florecimiento producto de redescubrir lo tradicional.

Pero a no confundirse. Los cambios sí han sido enormes, y se vienen profundizando progresivamente, en especial con respecto a tecnología. En la pandemia las adopciones de cloud y otras formas de trabajo remoto fueron primero de subsistencia, de continuidad de negocio. Pero muchas probaron que funcionan y son mejor que lo tradicional. Desde ahora se usan para ganar eficiencia, automatización, saltos de generación de valor.

Quién descubrió las videollamadas, que podía hacer 10 en un día cuando antes eran dos reuniones presenciales, ahora hace reuniones físicas, pero la mayoría seguirá siendo por video. De acuerdo con la consultora Licensing Assurance, el número de trabajadores que efectúan sus tareas desde sus hogares ha aumentado un 350% desde 2020, lo que indica la gran importancia de la computación en la nube para garantizar la movilidad en el trabajo. Los servicios cloud permite a los trabajadores acceder a sus plataformas de trabajo y datos empresariales desde casa, o desde cualquier lugar manejando dispositivos móviles.  Las empresas que descubrieron que trabajar remoto es lo mismo pero les baja mucho los costos, lo seguirán haciendo, mudando lugar y tamaño de oficinas.

Siguiendo línea de disminución en los costos para las empresas, encontramos que con la creciente implementación de cloud se han modificado hábitos en todas las estructuras del negocio de las compañías. El ahorro como concepto englobador  de un todo (dinero, tiempo, creatividad, etc) de la organización se refleja en el personal también. Nos encontramos con que implementar o migrar a cloud supone ahorro no solo en la creación, mantenimiento y actualización del entorno, sino también en cuanto libera tiempo en los equipos de soporte y técnicos que puede dedicarse a tareas de mayor valor, eliminando los ciclos de actualizaciones, que además de costosos, resultan lentos y tediosos, al actualizarse automáticamente el sistema de forma periódica.

Y así… como con la radio, el cine, la TV, el cable en su momento, todo se acomoda ahora en un bowl con muchos más ingredientes, que quedan combinados o apretujados.

¿Qué se viene? Durante años se discutió Cloud sí, cloud no. Ahora que todos están de acuerdo en que cloud sí, viene el tiempo de usar la nube para transformación digital, potenciar cada segmento donde signifique un salto operativo o de eficiencia. Así que el Cloud en esta época es diferente al anterior, con mucha más escala y con ello, cantidad de nuevas opciones que antes aún no tenían cabida.