Saltar al contenido

Mapa de Conectividad en América Latina

La prosperidad de América Latina está estrechamente ligada al crecimiento de la economía digital y la conectividad. Es por eso que debemos construir un futuro que garantice que cualquier persona y negocio en América Latina tenga acceso a internet y a redes de banda ancha móvil de alta velocidad. 

Las telecomunicaciones en América Latina es un sector dinámico y cambiante, y durante el último año hemos visto avances interesantes en el despliegue de las tecnologías más relevantes. Aunque la penetración de la banda ancha en la región todavía tiene un largo camino por recorrer, los proveedores de servicios de televisión por cable e Internet están sin duda realizando importantes inversiones en despliegues basados en fibra óptica, infraestructura que es fundamental para alimentar las redes de comunicación de las que dependemos todos hoy en día.

IDC prevé que, para 2026, el gasto global en el mercado de las telecomunicaciones alcanzará los US$ 1.528.295 millones, con inversiones CAPEX (Capital Expenditure) que llegarán a US$ 328,808 millones, totalizando una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 1.9% y -0.1%, respectivamente.

Además, la consultora prevé que este año las suscripciones móviles con 5G representarán el 6% de la conectividad existente en América Latina, frente al 94 % de las demás (2G+3G+4G), un aumento del 3 % con relación al año pasado. Para 2026, la previsión es que 5G represente el 17% de las suscripciones en la región, frente al 83 % de otras conectividades. La previsión de terminales comerciales que soportan conectividad 5G debería pasar del 8 % en 2022 al 16 % en 2023, alcanzando el 29 % para 2026.

El ancho de banda se expande

La adopción de la nube y apps en línea, y el crecimiento de IoT exigen métodos más veloces, sencillos y de menor costo para conectarse a Internet. Por eso se espera que tanto el 5G, como el Wi-Fi 6 tengan un papel importante que desempeñar en el futuro de la conectividad inalámbrica, tanto para los consumidores como para las empresas.

El ancho de banda internacional de Internet en América Latina alcanzó 157 Tbps en 2023, un crecimiento de 34% anual, impulsado en parte por el despliegue de cables submarinos y redes de distribución de contenido, según datos de Telegeography, publicados por el Registro regional de Internet para América Latina y Caribe (LACNIC).

En 2023, Sudamérica representaba alrededor del 64% de la capacidad total de la región, aunque Centroamérica sigue siendo la subregión de mayor crecimiento, tras un alza de 47%, alcanzando 55 Tbps. En específico, Costa Rica y Panamá experimentaron tasas de crecimiento superiores al 40% en 2023. Por su parte, a nivel nacional, Brasil sigue a la cabeza en cuanto a capacidad internacional de Internet con 45 Tbps, seguido de México con cerca de 35 Tbps en 2023.

En cuanto a la infraestructura esperada en la región, en 2024 se estima que esté listo el cable submarino de Google, Firmina, que conectará Estados Unidos con Brasil, Uruguay y Argentina.

Distintos proveedores también tienen planeado la construcción de cables submarinos entre Estados Unidos y América Latina. América Móvil y Telxius están desarrollando un cable, AMX-3/Tikal, que conectará Estados Unidos con Guatemala y México, con un posible aterrizaje adicional en Colombia. Se espera que el cable tenga una capacidad de 190 Tbps y esté listo para el servicio en 2026.

Gold Data y Liberty Networks están trabajando juntos para desarrollar un cable submarino con dos partes que estaría listo en 2026. La primera parte, Gold Data-1, conectaría a Veracruz y Cancún en México con Florida en Estados Unidos. La segunda parte, Liberty Networks-1, proporcionará una conexión entre Panamá y Colombia a una unidad de bifurcación en GD-1.

Otros proyectos importantes entre América Latina y Estados Unidos son TAM-1 y la Red Submarina Carnival (CSN-1). Se espera que estos dos cables estén listos en 2025.