Saltar al contenido

Colombia: los servicios off shore, recargados

La combinación de mano de obra calificada, alineación horaria y ecosistemas tecnológicos en crecimiento hace que la subcontratación y la búsqueda de personal de TI en América Latina sean atractivas para las empresas de todo el mundo. Es por dicha razón, que Colombia se clasifica constantemente como uno de los países más innovadores y de más rápido crecimiento de la región.

En 2023, la industria de TI colombiana experimentó un crecimiento del 13,6%. Esto se puede atribuir a la excelente relación costo-calidad que ofrecen las empresas colombianas. En Medellín, un importante centro de TI, el costo de vida es un 330% más bajo que en Nueva York. Esto significa que un desarrollador colombiano puede disfrutar del mismo poder adquisitivo que su homólogo estadounidense, incluso con un ingreso tres veces menor. Al mismo tiempo, las empresas que buscan externalizar en Colombia no enfrentan ningún compromiso de calidad: la experiencia tecnológica colombiana se ubica en el 5% superior del mundo.

Es por esta razón que expande rápidamente sus servicios tecnológicos, exportándolos a todo el mundo. Estados Unidos es el mayor importador de servicios digitales del país, siendo responsable del 33% de las exportaciones de TI en Colombia. Le sigue Ecuador en el segundo lugar, recibiendo el 14,1%, y México en el tercero con el 8,3% de las exportaciones de TI. El sector de desarrollo de software en Colombia es una industria establecida, con alianzas y prácticas desarrolladas que se extienden más allá de las fronteras del país. Empresas de Europa y Asia también colaboran con firmas colombianas de desarrollo de software. En particular, las empresas tecnológicas españolas se sienten atraídas por el desarrollo de software offshore en Colombia. No obstante, las empresas estadounidenses siguen siendo las principales consumidoras de servicios de TI en Colombia.

Contact Center, BPO, software y data center son solo algunos de los rubros destacados en donde el país cafetero ha destacado y se potencia en los últimos años. Esto viene acompañado a la creciente afluencia de dinero extranjero a la economía colombiana, que se atribuye a varios factores, como el creciente atractivo del entorno empresarial local, la madurez de las instituciones gubernamentales, el creciente capital humano, la sofisticación del mercado y de los negocios, y más. Esto indica que Colombia se está convirtiendo rápidamente en una economía sofisticada impulsada por la tecnología que coopera activamente con socios extranjeros. 

Según el Índice Global de Innovación, Colombia ocupa el puesto 66° entre los países del mundo en términos de sofisticación y madurez empresarial. Esta clasificación puede no ser tan alta en comparación con las principales economías del mundo, pero refleja una sólida posición de las empresas colombianas en la región. Por último, de acuerdo con datos recientes arrojados por un informe de la Asociación Colombiana de BPO (BPrO), en el marco del CX Summit realizado en mayo de este año, en lo que respecta a las inversiones futuras, el 71,7% de los encuestados (más de 60 empresas del sector) tiene previsto realizar inversiones en los próximos dos años, destacando principalmente la tecnología (79,5%) como la opción de inversión más popular. Sin embargo, también se observa que el 13,6% considera relevante invertir en la estructura física, lo que subraya la importancia de un enfoque equilibrado en las estrategias de inversión del sector.