Saltar al contenido

Telcos & datacenter, se profundiza la coopetición digital

Por revolucionarios que sean sus resultados, la convergencia de centros de datos (datacom) y redes inalámbricas (telecomunicaciones) evolucionó durante dos décadas apoyada por dos eventos pioneros: la introducción de la tecnología de Protocolo de Internet (IP) en las telecomunicaciones inalámbricas y la evangelización del hardware / desagregación de software.

Mientras las telcos siguen su evolución de 5G y servicios de conectividad cada vez más integrales, se dispara el segmento de los outsourcers de datacenter, que sigue la ruta de los players hiperescala (Google, Amazon, Microsoft, etc.). Y una vez que están, también se enfocan al mercado corporativo (al que llaman ‘retail’) y terminan apuntando a lo mismo, que es el ‘todo como servicio’. Reemplazar lo físico por digital: infraestructura como servicio, storage como servicio, networking como servicio, etc. 

Así, ahora hay cantidad de redes a lo largo de la región, de las telcos por un lado con mucha planta externa, y de los datacenter ‘multitenant’ por otro, que son redes más privadas punto a punto entre sus datacenters. Pero todos necesitan todo el tiempo conectividad de otros para llegar más lejos o en forma integral, así que se arma una gran red de competencia y cooperación, que puede llamarse ‘Coopetición’. Ya el año pasado dio un salto este esquema, y se está profundizando fuerte  este año.

El papel del edge

Por su parte, la consultora Omdia predice que el gasto de las redes de telecomunicaciones en el borde alcanzará casi los 7.000 millones de USD para 2032. Este gasto comprende tanto CapEx como OpEx relacionados con las instalaciones, servidores y hardware de red, software y servicios profesionales de integración e implementación. El consumo mundial de datos a través de redes de telecomunicaciones casi se multiplicará por tres hasta 2027, aunque todavía no hay manera de incrementar los ingresos por conectividad a la vez que se responde a estas crecientes demandas.

Por dicha razón, los proveedores de servicios se enfrentan a importantes retos financieros a medida que continúan invirtiendo en capacidades de TI y de red heredadas, amplían su alcance de fibra, aumentan sus 5G standalone (SA) core networks y expanden su huella RAN para seguir siendo competitivos.

Sumado a esto, la convergencia de 5G y los centros de datos de borde permite un nivel de accesibilidad a los datos que nunca antes habíamos visto. También permite una accesibilidad mejorada a las comunicaciones bidireccionales con capacidad informática de alta gama tanto en el extremo receptor como en el extremo del usuario.

Los centros de datos perimetrales forman áreas de procesamiento localizadas que generan, recopilan y analizan datos, lo que reduce la latencia que se produce en las aplicaciones de nube centralizadas típicas. 5G lleva las reducciones de latencia aún más allá al transferir datos a través de una frecuencia mucho más alta al centro de datos de borde. Esta combinación monetiza eficazmente la latencia al permitir que los datos viajen de forma inalámbrica a distancias más cortas y a velocidades más rápidas.

La meta es incluir las nuevas ventajas TIC en la mejor combinación posible, pero las formas cuentan. Hay innovaciones a cada rato, y los usuarios despiertos son los que más se están beneficiando.