Saltar al contenido

Tiempo Real, los servicios que hacen diferencia

Aunque muchas empresas lo pasen por alto, la arquitectura de datos es una de las facetas más importantes del panorama tecnológico empresarial. Durante los últimos años ha ido ganando importancia y transformándose impulsada por la IA, el Big Data y una mayor demanda de procesamiento de datos en tiempo real.  

Según la consultora McKinsey, hay tres factores fundamentales que están impulsando el crecimiento económico en referencia a los datos: ventajas competitivas para compañías impulsadas por la tecnología y los datos, retorno mayor en empresas que invierten continuamente en innovación y el potencial económico de la IA generativa para la creación de nuevos casos de uso.  Todo ello demuestra la importancia de los datos como impulsor de este conocimiento, sin los cuales no se podrá el buen funcionamiento del resto de tecnologías. 

Las tendencias en data y las previsiones de futuro en la arquitectura de datos dejan ver un momento que promete redefinir la forma en la que gestionamos los datos y la forma en la que se toman decisiones empresariales.  

Por ejemplo, en el sector financiero, el análisis de datos en tiempo real es el responsable de permitir tomar esas mejores decisiones. La promesa de plataformas de streaming de datos se han vuelto muy populares en los últimos años, debido al creciente volumen y velocidad de los datos generados por las empresas y dispositivos conectados.

En este sentido, desarrollos Open Source como Apache Kafka, o plataformas como Confluent, AWS Kinesis, IBM Streams  o Microsoft Azure Stream Analytics, han encontrado distintos casos de uso a la hora de detectar fraude en transacciones financieras, monitorizar infraestructuras, analizar logs, mejorar la experiencia del cliente, etc.

Por su parte, en materia de ciberseguridad, el big data y la IA permiten analizar grandes volúmenes de datos en tiempo real y ofrecen, por tanto, información inmediata y relevante en la que basar las decisiones. Esto significa que las empresas pueden obtener insights inmediatos sobre el estado actual de sus operaciones ágiles y bien fundamentadas en función de los datos en tiempo real.

En el marketing digital, la IA ha pasado de automatizar tareas a convertirse en una herramienta esencial para targuetizar y personalizar anuncios, así como para comprar medios en tiempo real. Los algoritmos de IA analizan conjuntos de datos extensos, proporcionando percepciones para una orientación precisa de la audiencia, optimización en tiempo real y una detección de fraude mejorada.

Cambios como los mencionados anteriormente tienen resultados muy positivos en diversos rubros y segmentos. Sin embargo, muchas empresas fracasan a la hora de traducir estas buenas prácticas en acciones concretas y tangibles. El cambio debe ser amplio y profundo, comenzando con el desarrollo de una hoja de ruta clara que priorice los dominios de valor e identifique las fuentes de datos que pueden impulsar las soluciones necesarias.